fbpx

Toxina botulínica

Botox tratamiento cosmético más popular

Las inyecciones faciales de Botox ®  son relajantes musculares locales adaptados de la toxina botulínica tipo A.

Funcionan relajando los músculos faciales responsables de las arrugas y son los procedimientos no quirúrgicos más realizados en el mundo.

Los tratamientos con Botox® son un proceso fácil, relativamente indoloro y una excelente solución para reducir la aparición de arrugas alrededor de la cara, principalmente en las áreas de cejas, ojos y mejillas.

El procedimiento se realiza durante una consulta de 30 minutos e implica unas pequeñas inyecciones en las áreas de interés. Luego puede volver a su rutina diaria normal inmediatamente sin la necesidad de un largo período de recuperación.

Las líneas tratadas en su cara comenzarán a suavizarse durante un período de tres a cinco días después del procedimiento y su apariencia mejorará aún más en las próximas dos semanas.

Su nueva apariencia y sensación permanecerá con usted durante tres a seis meses (cada resultado es diferente dependiendo de qué tan rápido su cuerpo descomponga la toxina), momento en el cual el tratamiento se repite fácilmente.  Puede ademas complementar este tratamiento con rellenos de ácido hialuronico para un resultado mas sorprendente.

Otra área alternativa para la aplicación de Botox® es tratar la hiperhidrosis (sudoración excesiva) debajo de los brazos, donde es un método comprobado para prevenir la transpiración  hasta por seis meses. Póngase en contacto con nosotros para obtener más información sobre el tratamiento de cualquiera de esta condición.

Información del procedimiento

Duración:
 30 minutos a 1 hora
Zonas de aplicación:
 En la frente, el entrecejo y zona periorbitaria
Periodo de recuperación:
 Ninguno, vida normal luego de la sesión
Anestesia:
 No se requiere, es indoloro
Control posterior:
 15 días, sin costo adicional

Preguntas frecuentes

Si tiene alguna duda o petición especial para este tratamiento por favor póngase en contacto con nosotros.

Las inyecciones de Botox contienen “toxina botulínica tipo A”, que es una neurotoxina producida por la bacteria Clostridium Botulinum Bacterium. Esta toxina, presente en dosis extremadamente pequeñas, inhibe la estimulación nerviosa de los músculos al evitar que los nervios liberen una sustancia química llamada acetilcolina. En su uso cosmético, las inyecciones de Botox tienen el efecto beneficioso de relajar los músculos faciales mejorando la apariencia de las líneas del ceño y reduciendo y evitando el desarrollo de arrugas: Botox ayuda a que la piel se vea más joven y suave.

Botox, o toxina botulínica, es una neurotoxina que inhibe la estimulación nerviosa en los músculos. Se usa cosméticamente para reducir o eliminar las arrugas faciales. Las inyecciones de Botox contienen una dosis muy pequeña de toxina botulínica y relajan los músculos que forman las arrugas. El efecto de una inyección de Botox dura aproximadamente entre 3 y 6 meses.

Los rellenos dérmicos ( ácido hialurónico) son  un relleno de tejido blando  que se  inyecta en la piel para ayudar a rellenar las arrugas y cavidades faciales y agregar volumen a la cara, para una apariencia más completa y suave. Al igual que Botox, estos  son temporales ya que eventualmente son absorbidos por el cuerpo. A menudo se usa cosméticamente para suavizar arrugas faciales, líneas y otras imperfecciones de la piel y mejorar el volumen facial.

Existen muchos tipos diferentes de rellenos, cada uno tiene sus propias especificidades y tiende a funcionar mejor en ciertas áreas y no en otras. Algunos rellenos dérmicos duran más que otros.

La mayoría de las personas son aptas para recibir este tratamiento, sin embargo, hay algunos casos en los que el tratamiento no se administraría, estos incluyen;

+ Mujeres embarazadas o lactantes

+ Pacientes que son alérgicos a cualquiera de los ingredientes de Botox o han tenido una reacción alérgica a cualquier otro producto a base de toxina botulínica como Myobloc o Dysport

+ Pacientes que tienen una infección alrededor del área donde se planea la inyección.

Uno de los principales beneficios de Botox es que es un tratamiento rápido y (generalmente) sin dolor, una vez completado, no plantea la amenaza de una recuperación prolongada, lo que permite a los pacientes reanudar inmediatamente sus actividades diarias normales.

El efecto es visible después de aproximadamente 24 – 72 horas una vez que se completa el tratamiento, pero los resultados óptimos generalmente se presentan después de aproximadamente 5 días después del tratamiento.

Por lo general, recomendamos tener un tratamiento cada 3-6 meses, sin embargo, todo esto depende mucho del individuo: el Botox finalmente se metaboliza en el cuerpo y las tasas varían según los diferentes factores, como; dieta, estilo de vida, consumo de alcohol y frecuencia de ejercicio.

Las inyecciones de Botox son el procedimiento no quirúrgico más realizado en el mundo y un tratamiento muy seguro, rápido e indoloro. Los posibles efectos secundarios del uso cosmético de Botox, aunque muy poco frecuentes, pueden incluir dolores de cabeza, ptosis de los párpados (caída), visión borrosa, mareos y boca seca. Para obtener una descripción completa de los riesgos y efectos secundarios de Botox, recomendamos una consulta completa con uno de nuestros especialistas.

Pedir cita